Pizza casera de pulpo

Pizza casera de pulpo

La pizza es un plato muy versátil que nos va a permitir incorporar a una base los alimentos que desees, eliminando de esta manera cualquier repulsión hacia ella por la monotonía. Con esta receta obtenemos un plato equilibrado nutritivamente, ya que hay hidratos de carbono en la masa de la pizza, el pulpo proporciona proteínas y las hortalizas vitaminas y fibra. Para moderar el aporte calórico y grasiento lo mejor reducir el queso, normalmente se utiliza mozzarella. También debes tener mucho cuidado con consumirlo en grandes cantidades si debes controlar la sal.

Las personas celiacas también pueden probar esta pizza, tan solo tienen que sustituir la harina de trigo por harina de maíz, el resto de los ingredientes están totalmente permitidos.

Debes prestar atención a las cantidades utilizadas, pues en esta receta, la cantidad de pizza resultante es aproximadamente para 4 personas. Es un plato muy popular y muy atractivo y apreciado por los pequeños de la casa. De esta manera conseguimos que los niños coman verdura y pescado.

Es un excelente sustituto del bocadillo, por ejemplo, ideal para las cenas ya que es un plato equilibrado y es posible acompañarlo de una ensalada. Las pizzas son platos muy populares y apreciados sobre todo por los más pequeños. Por esta razón, un buen modo de conseguir que consuman verduras y pescados es incluyendo estos alimentos en una pizza.

¿Qué ingredientes necesitamos para esta receta?

Para la base:

  • 100 gramos de harina integral.
  • 15 gramos de levadura.
  • 6 cucharadas de agua.
  • 1 cucharada de aceite de oliva.
  • 1 pizca de sal.

Para la pizza:

  • 100 gramos de pulpo cocido.
  • 40 gramos de champiñones.
  • 30 gramos de pimiento rojo.
  • 1 diente de ajo.
  • 1 pimiento morrón.
  • 1 pimiento verde.
  • 200 gramos de tomate frito o salsa de tomate.
  • 200 gramos de queso mozzarella.
  • Albahaca y orégano al gusto.

¿Cómo se elabora?

  1. Hacemos una mezcla con la levadura, la harina y la sal, mezcla a la que añadimos poco a poco el aceite y el agua.
  2. Después amasamos todo y obtendremos una masa compacta. Para saber que está perfecta no debe pegarse a los dedos. Dejamos reposar la masa durante media hora en un sitio fresco y seco.
  3. Una vez pasado este tiempo, extendemos la masa sobre la bandeja donde le vamos a meter en horno a la previamente le habremos untado de aceite. El objetivo es dejarlo lo más fina posible y con forma redondeada.
  4. Metemos la base en el horno, al que previamente lo habremos calentado a 200º C, durante 15 minutos aproximadamente. Sacamos del horno y dejamos que la base se temple.
  5. Ponemos en el fondo de la base la salsa de tomate y un diente de ajo no muy grande picado muy pequeño, y encima colocamos el resto de los ingredientes. Puedes utilizar la mezcla de colores para realizar una pizza con un diseño atractivo.
  6. Para terminar, espolvoreamos el queso mozzarella rallado. Si lo desea, antes del queso, se pueden incluir unas hierbas aromáticas, el orégano y la albahaca son las más utilizadas.
  7. Introducimos la pizza en el horno a 200º C hasta que la superficie esté totalmente gratinada (tarda unos 20 minutos aproximadamente).

email

No hay posts relacionados

Te ha gustado?

Deja un comentario